Play buttonFacebookTwitterLinkedinYouTubeInstagramMedicina personalizadaMedicina individualizadaConciergeGenethicsAprendizExpertoMentorSala de prensa

LÍDERES MEXICANOS: Juana Ramírez, Guardián de los Pacientes

Publicado el

Juana Ramírez: Guardián de los Pacientes Colombiana, con doble nacionalidad, llegó a México en 2006, donde -luego de una larga trayectoria en el sector salud-, decidió fundar Grupo Soluciones Hospitalarias Integrales (SOHIN), que hoy cuenta con un gran avance y reconocimiento. Mientras trabajaba en laboratorios farmacéuticos, Juana empezó a desarrollar el mercado hospitalario de alta especialidad, de dónde salió […]

Juana Ramírez: Guardián de los Pacientes

Colombiana, con doble nacionalidad, llegó a México en 2006, donde -luego de una larga trayectoria en el sector salud-, decidió fundar Grupo Soluciones Hospitalarias Integrales (SOHIN), que hoy cuenta con un gran avance y reconocimiento.

Mientras trabajaba en laboratorios farmacéuticos, Juana empezó a desarrollar el mercado hospitalario de alta especialidad, de dónde salió para crear SOHIN.

“El modelo de SOHIN fue algo que siempre quise trabajar durante mi desarrollo profesional, porque en Colombia trabajé con entidades públicas, con el programa de VIH, cáncer y hemofilia de las Naciones Unidas. Por eso, aunque SOHIN y mi vida pudiera parecer muy glamorosa, en realidad todo el tiempo he estado muy cercana a la gente que menos tiene y que además está enferma. Es un drama terrible saber que la única alternativa que tiene en realidad la mayoría de las personas con enfermedades complejas es morirse. Y que lo que les dicen acerca de las posibilidades de sus tratamientos es una verdad a medias”.

El modelo

SOHIN es un modelo integral para pacientes que tienen enfermedades crónico degenerativas complejas. “Un modelo, que no compite con la infraestructura que existe, ni con los hospitales, ni con los oncólogos, ni con los proveedores de medicamentos o de servicios, sino que tratamos de poner a todos esos actores en la mesa y servir de traductor mientras ponemos al paciente en el centro. Porque el diagnóstico no lo recibe solo el paciente, sino la pareja, la empresa donde trabaja, su economía. Por eso el impacto es mucho más fuerte que solamente la medicina o la cirugía. Es todo lo demás.

“Por eso hoy vemos muchos casos de gente que no se atiende, aunque podría tener la posibilidad de una quimioterapia, porque no tiene dinero para ir al hospital o debe decidir entre ir al hospital y darle de desayunar a sus hijos. O porque llega al hospital sin desayunar y una quimio sin desayunar es letal. Es decir, hay una serie de necesidades que no están cubiertas y lo que tratamos de hacer en SOHIN es unir a las partes y responder integralmente a esos requerimientos con la familia y los tomadores de decisión”.

Para ello, durante nueve años entendieron qué es lo que hace falta y cómo se puede articular. “Cómo acompañamos al paciente durante el proceso, siendo su brazo derecho, ayudándolo a hacer los trámites, investigar, hacer la cita. Se trata de ayudarte para que entiendas que a pesar de las dificultades, hoy estás vivo y cada día vale la pena, eso es SOHIN”.

Elementos

La empresa opera con un modelo que tiene cuatro elementos: el concierge, que más que una persona es el equipo integral.

“Para el paciente es su contacto. Esa persona puede hacer trámites administrativos para el paciente, citas, etc. Pero también es capaz de hacer un triaje e identificar dónde están las necesidades emocionales o los problemas nutricionales”.

El concierge identifica las necesidades y luego tienen un equipo, llamado Harmony Help, donde hay psicólogas, clínicas, nutriólogas, paliativistas que trabajan simultáneamente en hacer consultas, talleres, apoyo telefónico y lo que haga falta para descubrir, por ejemplo, el nivel de ansiedad en los pacientes, y darles nuevas herramientas para afrontar su nueva vida”.

Simultáneamente SOHIN cuenta con una unidad de diagnóstico genético en la que entienden la expresión genética de los tumores, lo cual permite dar información relevante a los médicos tratantes, sin importar dónde esté ni de que hospital sea, para que pueda elegir tratamientos específicos e individualizados de acuerdo al perfil genético del tumor de cada paciente.

“Estos dos modelos lo que defienden es que los pacientes con enfermedades crónico-degenerativas complejas requieren atención individualizada y tratamientos personalizados, que no se pueden manejar de manera estandarizada. Sin embargo, hoy todo el modelo de atención está basado en la estandarización. Hoy, del 5.8% de  inversión del PIB que México hace en salud, 1.7 se dedica a cáncer, lo cual es enorme; pero esos recursos no están optimizados y están mal distribuidos.

“A nivel mundial, 2.2% del PIB se gasta en atender a pacientes con cáncer, que son 34 millones de personas, ojalá que esa cifra fuera suficiente para atender bien a los pacientes. Sin embargo, existen pacientes de primera, segunda, tercera, cuarta y quinta. Lo triste es que los de primera son solo 5% de los pacientes. Y en el modelo actual es alguien que tiene acceso a todo lo que requiere para atenderse. Todos los demás tienen acceso limitados, por su condición laboral”.

Clientes

El usuario de SOHIN es el paciente y entorno familiar. Sus clientes son los médicos tratantes, las compañías  aseguradoras, el gobierno y la industria farmacéutica de investigación, que tiene programas de pacientes para sus tratamientos especializados, SOHIN opera algunos de esos programas. Con algunas compañías aseguradoras tiene programa de concierge.

Y con la mayoría el programa de diagnóstico molecular. Con el gobierno incursionaron en la parte de genética y también en el servicio de concierge.

“Y los médicos tratantes, porque al final todo el proceso de diagnóstico molecular solo se puede hacer si estamos yendo de la mano del médico”.

El modelo de SOHIN combina el BtoC y BtoB. Y va dirigido a 13 padecimientos. Arrancó con Oncología, que es donde tiene mayor número de pacientes, sin embargo, también trabaja en esclerosis múltiple, artritis reumatoide, insuficiencia renal crónica, en algunas cardiopatías complejas, enfermedades huérfanas, hepatitis C.

“Somos una empresa que no tiene un foco hacia millones de pacientes. Lo más relevante para nosotros es que el paciente tenga una experiencia de servicio diferenciada. Pero también entendemos que si nuestro modelo no  apoya en hacer viable los sistemas de salud, no tiene sentido.

“Por eso trabajamos en los dos frentes, en que el paciente tenga una mejor experiencia de servicio y que del otro lado podamos controlar costos, asegurando que reciba lo que necesita, cuando lo necesita y no más de lo que necesita, porque también ahí hay abusos. Si hacemos estas dos cosas bien, vamos a optimizar recursos, lo que en el sector público significa mayor acceso para más pacientes. Y en el sector privado significa la viabilidad de las empresas, que puedan enfocar recursos en seguir generando valores agregados y calidad en el servicio”.

Para la empresaria el mayor lo logro de SOHIN es haber construido el modelo. “Hoy podemos decir de manera contundente  que tenemos un modelo estructurado y probado. Nueve años después, con mas de 30 mil pacientes atendidos, podemos decir qué funciona, por qué y qué impactos genera. Cómo puede ayudar a alinear los objetivos en los diferentes prestadores de servicios dentro del sector. Ese ha sido el mayor logro”.

Además destaca el crecer en un entorno donde todavía las decisiones son tomadas por hombres “y ser una de las pocas historias de empresas dirigidas por mujeres en un entorno netamente masculino”.

Un camino que continuará con la finalidad de demostrar la escalabilidad internacional del modelo. Hoy por hoy la compañía tiene presencia en México y trabaja en la introducción del modelo en Argentina y Colombia. “Sí, me imagino un SOHIN internacional.  Que tuvo la capacidad de proponer modelos distintos de trabajo para el sector”. El reto es convertirse en realidad en un motor de transformación del modelo de salud.

“Que sea más viable, con más claridad. SOHIN se ha entendido siempre como una empresa social. Por eso no me interesa solamente contarte una historia de éxito empresarial. Si te puedo contar la historia de éxito de una empresa que tuvo la capacidad de incidir en la sociedad. Esa sí me interesa. Hoy SOHIN está en un punto de inflexión en el que necesita que realmente el modelo sea exponencial”.

Cuando Juana arribó a México estaba muy enojada por haberse tenido que ir de su amada Colombia. “Cuando empecé a trabajar, a entender, a adaptarme y cuando monté la empresa había amigos que me decían ‘hazte mexicana, te va a ser más fácil todo’. Porque la nacionalidad colombiana era un estigma. Sin embargo, en 2015 -que era otra mi realidad, la anterior la había puesto en una caja debajo de la cama, porque tenía que sobrevivir-, cuando me preguntaron a quién quería representar en un panel internacional de una aceleradora en Marruecos, sin dudarlo respondí: México. Porque me era natural. Y cuando vi la bandera de México y entendí que había logrado que esa bandera estuviera ahí, me emocionó tanto saberlo y me sentí mexicana. Entonces regresé y pedí mi nacionalidad.

 

Texto: Matilde Morales / Foto: Bruno Sánchez

Link a la nota: https://lideresmexicanos.com/entrevistas/juana-ramirez-guardian-de-los-pacientes/ 

Aviso de privacidad